miércoles, 10 de mayo de 2017

Apuntes




Ahora extiende el brazo.
 Saltas. 
Y le arrebatas
al alegre naranjo florecido
un poco de azahar. 
Luego vienes
hacia mí sonriendo 
y dejas en mí mano
las delicadas flores.


                                  
Alguna vez quisiera
decir con mis palabras 
la hermosura
de este momento nuestro: 
la gracia de tu cuerpo
en el instante de saltar, 
mis ojos que te miran,
el milagro pequeño del perfume.

Eloy Sánchez Rosillo

2 comentarios:

Maite Lorenzo dijo...

Un precioso poema que ilustras perfectamente.
Gracias, Beatriz.
Besos

Ana dijo...

Una saltando por flores, el rostro lo ilumina Sorolla.
El otro quiere describir el momento y vaya si lo describe. Eloy Sánchez Rosillo entre azahares y nosotros contemplamos la escena.
El naranjo se derramó, todo lo impregnó de aroma, azahares; luces y sombras entrechocaron
-Disculpen ustedes, no podía dejar de mirar...

Related Posts with Thumbnails